Poema hombre soltero placenteras

Al acabar nuestra cita de agosto deJustin me acompañó al coche, donde, nervioso, me dio un beso. Cuando le devolví el beso, lo celebró con los puños en el aire, como si acabara de ganar algo. Me senté en el asiento del conductor, emocionada porque nuestra segunda cita había ido tan bien como la primera. Justin ya había elegido restaurante para la tercera cita, que estaba fijada para dentro de seis semanas, cuando vaciara su agenda de viajes. Durante los siguientes días, me movía con ligereza y alegría, convencida de que sentía la combinación adecuada de emoción y certidumbre que se supone que hay que sentir después de quedar con quien podría ser el elegido. Solamente tenía que esperar hasta octubre. Justin parecía merecer la espera teniendo en cuenta que, después de divorciarme a los 30, me había sido imposible encontrar el amor. A mis 46 años, no era un marido lo que necesitaba, precisamente. Ya había tenido un marido cuando era veinteañera y, pese a que el matrimonio había sido una experiencia enriquecedora, podía vivir sin ello.

166 167 168 169 170

0 comentarios

Mandar un comento