Mujer soltera disfrutamos

La ninfómana utiliza el sexo compulsivo como droga. La historia de una mujer que es encontrada por un hombre en un oscuro callejón, maltratada, cautiva desde el comienzo. A cada uno le tenía un horario especial para que no coincidieran Pero ninfómanas sí hay en la vida real. Despejamos estas inquietudes. Todavía en nuestra sociedad es un mito pensar que toda mujer que experimente un fuerte deseo sexual, que tiene una alta frecuencia sexual o hable libremente de la sexualidad es ninfómana. La ninfomanía, aclara el sicólogo y sexólogo Ezequiel López Peralta, es una forma de adicción sexual y existe tanto en hombres como en mujeres.

¿Qué afecta al deseo sexual?

Una cosa es la respuesta de excitación y otra el deseo sexual. Los hombres tienden a excitarse en aparte tiempo que las mujeres. Los factores que pueden afectar al deseo venéreo son muchos y variados, tanto en hombres como en mujeres. Influyen baza aspectos psicológicos -cansancio, estrés, depresión, nervios, vergüenza, miedo al fracaso-, como físicos -enfermedades, alteraciones neurológicas o problemas hormonales.

1. El deseo sexual se ha esfumado

Para poder soltar toda la angustia que los pacientes llevan dentro es necesaria una gran confianza que se sustente sobre tal principio. Con todo, siempre hay información que traspasa las umbral de los gabinetes. La sexóloga Azul Hirschman avisa de que no feed recetas para todos los problemas eróticos, pero siempre que una nueva galán llega a su consulta les obsequia con un importante consejo: abrir su mente para contemplar el sexo desde un punto de vista diferente. La causa que se oculta tras la disminución del deseo guarda mucha relación con las diferentes expectativas de cada uno de los miembros en la cama. Cuando la relación se repara, los problemas sexuales suelen mejorar por su cuenta Muchos miembros del género femenino entienden el sexo como una energía que puede ser expresada de varias maneras, no sólo a través de los genitales. Parece simple: el placer. No obstante, encontrarlo cuesta trabajo. Fundamental, cómo no, la siempre recurrente comunicación: Afronta las conversaciones sin juicios previos y sé muy explícito acerca de qué es lo que te pone como una moto, señala Hirschman.

121 122 123 124 125

0 comentarios

Mandar un comento